Para tu avance hacia la cima mediante la autodisciplina, debes saber cómo conocer y escuchar a tu niño interior. 

En la mayoría de los libros orientados hacia el Desarrollo Perosnal encuentro como los escritores aluden a que imaginemos como si lleváramos dentro un niño de 3 años que tenemos que conocer, educar y cuidar para que seamos completamente felices. Es un proceso de conciencia todavía complicado para mí nivel actual sobre este tema. 

Voy a añadir a continuación una parte de un libro que desarrolla un poco más el tema. Es de un mentor mío que dejó en este mundo una gran sabiduría y alimentación para nuestro liderazgo y alma, el estimado Jim Rohn:

Recuerda lo que Jesús nos enseñó hace 2000 años? “A menos que sean como niños, sus posibilidades serán escasas de entrar al reino de los cielos”. Una consideración importante para los adultos. 

Recuerden que hay cuatro maneras de parecernos cada vez más a un niño sin importar que edad tengamos: 

1) Curiosidad – Sean curiosos; es decir, apliquen la curiosidad infantil. Aprendan a ser curiosos como los niños. Que haría un niño si quisiera saber algo sobre un tema que le llama la atención? 

Lo adivina … ?. Él insistiría hasta lograrlo. 

Los niños son capaces de hacer un millón de preguntas y cuando usted cree que ya se han conformado, salen con otro millón de preguntas hasta que se dan por satisfechos. Los niños usan su curiosidad para aprender. Se ha dado cuenta que mientras los adultos caminamos sobre las hormigas, los niños las están estudiando? La curiosidad infantil es lo que les permite alcanzar, aprender y crecer. 

2) Entusiasmo – Aprenda a estar entusiasmado como un niño. No hay nada que tenga tanta magia como el entusiasmo infantil. Tan entusiasmados que no quieren ir a dormir en la noche ya que no pueden esperar a la mañana siguiente. Tan entusiasmados que parecen que van a explotar. 

Quién se puede resistir a esa clase de magia infantil? 

Ahora, si usted se encuentra con alguien que le dice, “Mira, yo ya no estoy para esa clase de entusiasmo infantil”. No se preocupe, sería lamentable pero deberemos alejarnos de esa clase de personas. Todo lo que tendría que decir es, “Si usted se siente muy viejo como para emocionarse, entonces simplemente usted esta viejo”. 

3) Fe – Tenga la fe de un niño. La fe es claramente infantil. No se podría definir de otro modo. 

Algunos podrían decir, “Pensemos como adultos”. De ninguna manera, no. Los adultos con demasiada frecuencia tienen la tendencia de ser completamente escépticos. Algunos adultos incluso tienen la tendencia de ser cínicos. 

Un adulto diría, “Si claro, esa idea ya la escuché antes, pero tienes que demostrarme que será buena para mí”. Ven, así son los adultos, pero los niños no son de ese modo. Los niños piensan que lo pueden conseguir todo, ellos son realmente divertidos. 

Imagine que le dice a sus hijos, “Chicos, vamos a tener tres piscinas”, ellos le dirán, “Yeah, tres piscinas, una para cada uno, hey nadie se meta en mi piscina”. Se dan cuenta, ellos comienzan a nadar en su piscina de inmediato, pero los adultos no son así. 

Un adulto diría, “Tres piscinas? Estas loco, la mayoría de las personas no tienen ni una piscina, tendrías suerte si logras tener una tina en el patio de atrás”. Nota la diferencia? Entonces, no es sorprendente que Jesús dijera, “Al menos que sea como niño pequeño, sus posibilidades serán escasas …”. 

4) Confianza – La confianza es una virtud de la infancia, sin embargo tiene un gran mérito. Ha escuchado la frase, “dormir como un bebe”. De eso se trata la confianza infantil. Luego de obtener la mejor calificación por su día, déjese en las manos de alguien más. 

Curiosidad, entusiasmo, fe y confianza. Guau, que poderosa combinación para aplicarla (nuevamente) en nuestra vida. 

Si quieres desarrollar más el tema, no dudes en comentarlo a continuación. 

La entrada Como Escuchar a Tu Niño Interior aparece primero en Ion Iacob.

via Ion Iacob http://ift.tt/1YcOr7j